4/12/12

Lágrimas a sangre fría.

¡Hola! Ya sé que hoy no es miércoles pero esque mañana no voy a poder publicar una entrada nueva, y la verdad, es que me ha costado mucho coger el hábito a escribir una entrada para cada miércoles como para romperlo ahora. ^^ Hoy os dejo una mini historia que quiero presentar al concurso de mi instituto. Es corta porque lo máximo es una hoja word. Espero que os guste ^^

 
18 de Julio de 1936
 La noche estaba cayendo en los barrios bajos de un pueblo en la periferia de Madrid. El frío iba penetrando poco a poco como afiladas agujas en el cuerpo de los vagabundos que inútilmente  se arropaban con resquicios de algunas cajas de cartón. En una sombría esquina de una calle muy transitada por gente de bajo estatus social pero también muy conocida en los barrios de riqueza, se hallaba Elisa. Vestía un vestido rojo un tanto antiguo ajustado en sus senos y su cintura haciéndolos resaltar. Se encontraba a merced del frío, por lo que, aunque lo intentase, no conseguía hacer desvanecer aquellos escalofríos que recorrían su cuerpo deslizándose por su espalda hasta llegar a los pies. Intentaba aparentar juventud e inocencia pero ya poco le quedaba de ambas. A sus treinta y dos años ya llevaba impartiendo ese oficio desde que su madre la abandonó a su suerte a los dieciséis. Para su fortuna, un hombre bien vestido apareció por allí y requirió de sus servicios que le proporcionaron una elevaba suma de dinero.
          Varios días después.
            Un conflicto en los mandos superiores es el origen de una nueva guerra. La clase baja se enteró  por boca de un militar enviado especialmente para darles la noticia. Todo era muy extraño para Elisa quien no fue dotada con una educación y vivía en la absoluta ignorancia. Los días anteriores los ricos habían abandonado sus  costosas moradas dejándolas a merced de cualquiera, y yéndose en tren hacia las fronteras. Solo quedaba uno que iría en esa dirección, pero no todos podrían acceder a él.
            En la estación y sus alrededores, se arremolinó una gran multitud tras extenderse la noticia. Elisa se hallaba en medio de todos, estaba asustada y en su mente solo había espacio para un pensamiento, sobrevivir. La marea de gente cada vez era mayor y varios murieron asfixiados o aplastados por otras personas. Cuando abrieron las puertas del tren todo empeoró. La gente empujaba sin importarles que fuera un niño, un anciano o una mujer, nadie podría culparles, su instinto de supervivencia había resurgido de las penumbras. 
Elisa había conseguido entrar, no le resultó fácil pero consiguió su objetivo. Se hallaba en el fondo del vagón, cubierta con una manta y encogida  en una esquina  con miedo a que por los empujones, acabara fuera del tren.  El aire escaseaba, el vagón ya había llegado al máximo de sus ocupantes, pero la gente seguía intentando hacerse un hueco en ese vehículo que, de momento, era su única salvación. Mucha gente gritaba desde fuera que los hombres se bajaran para que al menos los niños pudiesen entran, pero la cobardía se hallaba presente en cada uno de los varones. Entonces, una mujer advirtió a todos de la presencia de Elisa y tras multitud de insultos hacia su persona, la cogieron en volandas y,  pese a las súplicas e intentos de soltarse, tiraron a Elisa fuera del vagón. Tan solo por dedicarse al único oficio con el que podía ganarse el sustento todos los días.
Unas semanas más tarde
Elisa se hallaba en un sombrío cuchitril el cual antes podía considerarse como bar. Tras echarla del tren consiguió salir viva de la multitud y correr en busca de un refugio. No sabía cuanto tiempo había pasado,  podrían ser días, semanas o meses pues ella no había vuelto a ver la luz del sol, ya que el “bar” tenía todo lo necesario para abastecerse y no quería tentar a la suerte. Pero esta  no duró mucho. Tras varios días un escuadrón militar irrumpió en el refugio de Elisa y la llevaron presa. Pese a su edad y sus condiciones, Elisa era extremadamente bella lo que la hacía muy solicitada en su trabajo cosa que no cambiaría entre los sublevados. Abusaron de ella incontables veces, la maltrataron y la humillaron. Elisa sufrió durante meses hasta que empezaron los mareos y los vómitos, hasta que su periodo no volvió. Estaba embarazada. Elisa, presa del pánico, al darse cuenta de su situación, de que llevaba una criatura en su vientre, se dio a la fuga a la primera ocasión que se la dio para salvar la vida del ser que portaba en su interior. Corrió como nadie pero por su estado y su anatomía no pudo ir muy lejos. La cogieron y la enviaron de vuelta a la base, donde al enterarse de su situación la encerraron en una celda durante un par de días durante los cuales la privaron de comida y bebida.
Estaba oscuro cuando un soldado vino a buscarla. La llevó a rastras por todo la base puesto que Elisa no se podía incorporar debido a su desnutrición. La guió hacia una pista donde varios militares que no superaban los treinta, se hallaban con unos rifles. A unos metros se encontraba un grupo de personas, algunas conocidas por Elisa. Al ver el miedo que estos últimos portaban en sus ojos, supo por qué camino la llevaba el destino. Les colocaron a todos en una fila. Muchos lloraban y suplicaban. Elisa fue más práctica y cerró los ojos. Escuchó como apretaban el gatillo y abrían fuego. Elisa no volvió a abrirlos.
 
 
 
 
Espero que os haya gustado ^^ Este puente voy a estar sin internet y la semana que viene tengo 7 EXÁMENES :S!!!! No sé si me dará tiempo a escribir una entrada para el próximo miércoles pero lo intentaré ^^ Y si no pues os pondré otra de mis historias cortas :) 
 
 
 
 

12 comentarios:

Valeria dijo...

Me gusta muchoo:)
Espero que cuando puedas sigas escribiendo, te pases por mi blog:
http://mialmohadahabla.blogspot.com.es/
Comentes, me votes en la ecuentas situada al final y me sigas
¡1 besito cielo! ;D (L)

CrisLermanSfc16 dijo...

Me encanta :D
Un besito cielo :3

Sarah dijo...

Siempre he tenido predilecto por las narraciones ambientadas en la Guerra Civil Española. Ha sido duro. Un bastardo más, le dio muerte a una bella joven.

ALA_STRANGE dijo...

Suerte en los examenes

May R Ayamonte dijo...

Hola cielo!

Me encanto este relato. Es muy bueno, para qué variar :D
Un beso cielo! May R Ayamonte∞

Picassa dijo...

Me alegra q te guste ^^ Claro ahora mismo me paso p tu blog.

Bss

Picassa dijo...

Me alegra que te guste ^^
Bss

Picassa dijo...

La verdad esq tenía ganas de escribir un relato de este tipo ^^

Ya ves, más muertes sin sentido :S

Picassa dijo...

Jaja gracias ^^

Picassa dijo...

Jaja me alegra que te gustase ^^ y gracias p el cumplido :)
Bss

SilverMoon dijo...

Amé la historia, pobre Elisa, que la mataran en esa condición u.u lo peor es que han habido tantos así... El hermano de mi Bisabuelo murió así...
Pásate por mi blog porfa ^^

Picassa dijo...

Me alegra que te gustase ^^ Ya ves, que se mataran de esa forma siendo encima hermanos (es decir todos eran españoles) ¿En serio? Uff... lo siento mucho :S

Claro que me pasaré ^^

Bss