11/4/13

Capítulo 5


Abandonar a mi madre… ¿Por qué? ¿Por qué tenía que pasarme esto a mí?

Un periodista me había descubierto y el gran empresario no podía permitirse el lujo de que averiguasen que tenía a una hija bastarda de la edad de su hijo ¿solución? Iban a decir que me habían escondido desde pequeña para que pudiese tener una vida normal y qué mi madre solo era una criada contratada para cuidarme.

¿Odio? Ni siquiera eso podía explicar lo que ahora mismo sentía por aquel hombre. Yo era un mero peón en su jueguecito y no le importaba sacrificarme para salirse con la suya.

Cuando me lo contó lo primero que dije fue:

-¿Cómo voy a ser su hija si Neo nació el mismo año que yo?-creía que así se le iba a quitar la idea de la cabeza pero qué ingenua fui, él ya tenía todo planeado.

-Os parecéis, diremos que sois mellizos y ya está. También informaremos de que tú no sabías nada sobre mí hasta hace solo unos meses. Tú madre es otra cosa. Tendrás que decir ante el juez que no quieres volver a verla y que tu decisión es venir a vivir conmigo.

Después no se hicieron esperar las amenazas. Tenía diecisiete años y mi vida parecía una montaña rusa.

Acababa de llegar una carta del juzgado convocándonos. Mi madre estaba desesperada, no sabía a qué se debía. Hacía un mes que Daniel me había citado con él. Este mes lo había obtenido suplicando a mi padre y echándole en cara que me iba a separar de la persona con la que había convivido toda mi vida. Para mí era cómo una despedida en silencio.

-¿Qué crees que será? ¿Qué puede querer ahora?- cuando me preguntó que quería decirme mi padre la dije que únicamente me citó para anunciarme que estaba mirando ya universidades y que dentro de poco me informaría de cuál había sido su decisión final. No era la mejor escusa de todas pero era algo muy propio de Daniel así que mi madre se lo creyó.

-No lo sé-

-Bueno, lo sabremos dentro de tres días. Al menos, pase lo que pase estaremos juntas-me obligué a mí misma a dibujar una sonrisa en mi rostro. Yo era todo lo que mi madre tenía, ¿qué iba a hacer sin mí?

Una lágrima escapó de mis ojos y mi madre me abrazó pensando que estaba asustada por el juicio. Ojalá hubiese sido por eso.

Una grieta comenzó a formarse en mi corazón mientras imaginaba la reacción de mi madre cuando dijese frente al juez que no quería seguir viviendo con ella.

Solo esperaba que pudiera superarlo pronto… 


***

Siento haber publicado el capítulo hoy pero ya sabéis lo que me sucedió ayer... Bueno, os aviso que el sorteo sigue abierto y hay premios materiales!

                                                           Concurso 200 seguidores

2 comentarios:

Blake Humphrey dijo...

Ala joo que pena me ha dado.:'( pobrecita su madre, ¿qué hará sin ahora sin ella?
No entiendo como puede existir una persona tan despreciable como su padre!!
Me ha gustado mucho el capitulo a pesar de que ha sido muy triste, estoy impaciente por saber que pasará en el próximo.
un beso. :)

Utopía dijo...

Me encanta cómo expresas!
Escribes de maravilla :)
Un abrazo :3